La Asociación defendiendo las enmiendas de sus asociados para la nueva Ley de Crowdfunding en el Senado

“QUEREMOS UNA LEY PARA EL CRECIMIENTO DE NUESTRAS EMPRESAS. A LA ALTURA DE LAS QUE TIENEN LOS PAÍSES CON MEJOR ECONOMÍA DE EUROPA ”

En los próximos días se cierra el plazo para la presentación de propuestas para la nueva ley reguladora del Crowdfunding y hemos presentado las nuestras al Senado para luchar por conseguir la mejor regulación del Crowdfunding de Europa.

Ayer 10 de Febrero de 2015, D. Daniel Oliver, Presidente de la Asociación Española de Crowdfunding (SCF), D. Luis Manuel Tolmos Rodríguez-Piñero, Secretario General y D. Miguel Moya, Vicepresidente, así como D. Jose Moncada, se reunieron con los senadores D. Jose Enrique Fernández de Moya y D. Jesús Aguirre Muñoz para presentar y explicar las enmiendas que la Asociación Española de Crowdfunding considera necesarias para conseguir una regulación del Crowdfunding en España que favorezca el crecimiento económico de nuestro país.

SCF_EnElSenado
De izquierda a derecha: Jose Enrique Fernández de Moya, Luis Manuel Tolmos Rodríguez-Piñero, Jesús Aguirre Muñoz, Jose Moncada, Daniel Oliver y Miguel Moya

Daniel Oliver expuso a Jose Enrique Fernández de Moya, portavoz de Economía, nuestra apreciación, desde la asociación, por el tratamiento que el gobierno ha dado a este tema, para pasar a revisar los aspectos prioritarios a mejorar en la ley:

1) Limitación en la cantidad máxima que puede recaudar un proyecto

La limitación a que el crowdfunding con inversores no acreditados sólo pueda levantar 2 millones de euros implica relegarlo a un papel marginal en la economía – el de apoyar a las empresas en sus inicios, el momento de más riesgo para el inversor. Creemos que el crowdfunding de inversión puede servir para desarrollar proyectos de cualquier tipo, y de cualquier tamaño.

En españa ya tenemos el ejemplo de Davalor Salud, una empresa navarra que ha levantado más de 12 millones de euros a través de crowdfunding y que ha generado cientos de empleos.

precisamente por sus elevados límites de captación de fondos, lo que le está permitiendo atraer empresas y capital de toda Europa.

Si España implanta el límite de 2 millones, la consecuencia será que las empresas más innovadoras seguirán marchándose al extranjero. Toda Europa está buscando un referente en crowdfunding; ahora mismo es el Reino Unido, pero si el gobierno aprueba una ley sin límites de inversión España podría convertirse en un polo de atracción de talento y capital extranjero – un líder en uno de los sectores financieros con más futuro.

2) Autenticación de los inversores acreditados

La ley no puede exigir a las plataformas de financiación participativa que haga de detective con sus inversores. Aceptamos que los inversores con rentas bajas vean su capacidad inversora limitada a 3000€ por persona; no obstante, no podemos asumir la comprobación fehaciente de que los inversores acreditados efectivamente cuenten con rentas superiores a 50.000€/año.

El nivel de comprobaciones documentales que eso implicaría haría inviable la operativa de las plataformas – además de limitar la confianza del inversor, que estaría obligado a facilitar información personal altamente confidencial.

Por eso solicitamos que la ley permita que sea el inversor el que manifieste cumplir con los requisitos para ser inversor acreditado, al igual que se le pedirá que manifieste haber entendido los riesgos que conlleva invertir.

La respuesta del senador ha sido de comprensión. Se muestra favorable al estudio, por el gabinete del ministro, de la modificación de estos aspectos y asegura que serán llevados hasta las puertas necesarias para su análisis.

Las plataformas de Financiación Colectiva en sus cuatro modalidades, de donación, recompensa, préstamo y participación, abogan por seguir las indicaciones de la UE para convertir Europa en un mercado único en lo que se refiere a la posibilidad de inversión en proyectos y a su regulación común. Sólo de este modo aseguraremos la competitividad de nuestras empresas y la propia creación de los ingresos y el empleo que el correcto desarrollo de este movimiento puede suponer.

 

Propuesta para el Senado